El IVA en las profesiones médico-sanitarias. Los servicios múltiples y la exención

Médicos, fisioterapeutas, podólogos, psicólogos, logopedas, diplomados en enfermería, ópticos, especialistas en nutrición humana y dietética, terapeutas ocupacionales etcétera. Todos ellos se engloban dentro de las profesiones sanitarias, todos están capacitados para realizar las actividades sanitarias propias de su titulación y competencia, ya sea directamente por ellos o bien a través de una sociedad mercantil que facture dichos servicios al destinatario de los mismos.

Dentro del ejercicio de cada profesión son muchos los servicios que se pueden prestar, aún más si se trata de sociedades compuestas por diferentes profesionales cada uno con una especialidad diferente. Teniendo como destinatarios sus clientes podemos encontrarnos con dos modalidades de servicios ofertados:

1.- Individuales e independientes del resto. Cada uno con un precio.

2.- Servicios múltiples formados normalmente por un servicio principal junto con otros accesorios. A precio único.

¿Qué tipo de IVA aplicamos a este de servicio?

¿Debemos considerar la operación como una sola o como  prestaciones diferentes que deben ser apreciadas por separado a efectos del Iva?

La pregunta tiene mucha importancia desde el punto de vista del Iva, tanto para determinar (en su caso) el lugar de las prestaciones del servicio como para aplicar un tipo u otro impositivo o también aplicar las exenciones previstas.

La jurisprudencia comunitaria nos facilita tres guías básicas para no perderse y son:

  1. Hay que tomar en consideración todas las circunstancias en las que se desarrolle la operación. Buscar sus elementos característicos para determinar si se realiza un único servicio o se trata de varias prestaciones. Lo más frecuente será que estemos en presencia de varias prestaciones distintas e independientes lo cual no significa que haya que desmenuzar artificialmente prestaciones con lo que no conseguiríamos más que desvirtuar la funcionalidad del sistema del Iva.
  2. En una misma operación con un único destinatario pueden existir una prestación principal y otras accesorias. Una prestación debe ser considerada como accesoria de otra principal cuando no constituye para la clientela un fin en sí, sino el medio de disfrutar en las mejores condiciones del servicio principal del prestador.  En tales casos la prestación accesoria no tributará de manera autónoma o independiente por el Iva sino que seguirá el régimen de tributación por dicho impuesto que corresponda a la operación principal de la que dependa.
  3. El hecho de que se facture a un precio único no es decisivo. Pondera también la percepción del cliente en el caso de que entienda que está adquiriendo varios elementos. En tales casos la base imponible del Iva de cada uno de ellos se determinará en proporción al valor de mercado de los distintos servicios realizados, el tipo aplicable será el que corresponda por separado.

También son notas a tener en cuenta su prestación ocasional o recurrente, ordinaria o extraordinaria, su contratación de forma independiente o no.

Avanzando un paso más vemos que las actividades médico-sanitarias están exentas de iva.  Las normas en materia de exenciones se han de interpretar de forma estricta y las operaciones susceptibles de quedar exentas se deben enumerar de forma detallada, sin olvidar que lo que se pretende es que determinadas actividades resulten lo más accesible posible a los ciudadanos. Entre esas actividades se encuentra la asistencia sanitaria. En España la exención comprende las prestaciones de asistencia médica, quirúrgica y sanitaria, relativas al diagnóstico, prevención y tratamiento de enfermedades, incluso las de análisis clínicos y exploraciones radiológicas. Para ello han de concurrir simultáneamente dos requisitos:

1.- Que los servicios prestados sean de asistencia médica.

Que es la destinada a la prevención, diagnóstico, o curación de una enfermedad.  Quedan fuera del término actuaciones/intervenciones/servicios realizados con una finalidad distinta de la de diagnosticar, tratar y , en la medida de lo posible, curar enfermedades o anomalías de la salud. La finalidad es la clave.

2.- Que dichos servicios sean prestados por personas con la capacitación profesional exigida. Profesionales médicos o sanitarios y/o otros profesionales citados expresamente.

Las profesiones sanitarias se estructuran en los siguientes grupos:

- De nivel Licenciado: las profesiones para cuyo ejercicio habilitan los títulos de Licenciado en Medicina, en Farmacia, en Odontología y en Veterinaria y los títulos oficiales de especialista en Ciencias de la Salud para Licenciados.

- De nivel Diplomado: las profesiones para cuyo ejercicio habilitan los títulos de Diplomado en Enfermería, en Fisioterapia, en Terapia Ocupacional, en Podología, en Óptica y Optometría, en Logopedia y en Nutrición Humana y Dietética y los títulos oficiales de especialista en Ciencias de la Salud para tales Diplomados.

En resumen:

1º) Estarán sujetos pero exentos del Impuesto sobre el Valor Añadido los servicios de asistencia médica, quirúrgica y sanitaria, relativa al diagnóstico, prevención y tratamiento de enfermedades, prestados por profesionales médicos o sanitarios según el ordenamiento jurídico, incluyendo en este concepto a los fisioterapeutas, podólogos, psicólogos, logopedas y terapeutas ocupacionales, aunque dichos profesionales, que presten los referidos servicios, actúen por medio de una sociedad mercantil y, ésta, a su vez, facture dichos servicios al destinatario de los mismos. También estarán exentas las operaciones compuestas siempre que el servicio principal se califique como exento. En el supuesto de que por precio único se prestaran servicios de distinta naturaleza, la base imponible correspondiente a cada uno de ellos se determinará en proporción al valor de mercado de los distintos servicios realizados..
2º) No obstante, estarán sujetos y no exentos del Impuesto sobre el Valor Añadido los servicios prestados por un profesional médico o sanitario debidamente reconocido, incluyendo en este concepto a los fisioterapeutas, podólogos, psicólogos, logopedas y terapeutas ocupacionales, realizados con otros fines distintos a los referidos en el punto anterior, siempre que supongan la realización de las actividades sanitarias que son propias de su profesión, conforme a su titulación y competencia específicas.

No concurriendo los requisitos señalados en los párrafos anteriores y, en particular, no prestándose dichos servicios por profesionales médicos o sanitarios reconocidos como tales por el ordenamiento jurídico, tales servicios estarán sujetos al Impuesto y no exentos, siendo aplicable a los mismos el tipo impositivo del 18 por ciento.

2 pensamientos sobre “El IVA en las profesiones médico-sanitarias. Los servicios múltiples y la exención”

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Un post muy clarificante, gracias. Tengo una pregunta que me gustaria hacer y es que mi esposa es Diplomada en nutrición y esta empezando a pasar consulta nutricional en un consultorio medico, en el caso de tener que hacer una factura (exenta de IVA) que coletilla podemos usar? me han dicho que use exenta ley IVA 37/92
    Gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>