Trasladamos la oficina a casa por la crisis

Los avances tecnológicos se asientan en el campo empresarial y en los usos y maneras de las personas de comunicarse y relacionarse dando lugar a que conceptos y términos como “trabajar desde casa” y/o prácticamente “desde cualquier sitio” estén cada vez más presentes en nuestras vidas. Nuevos entornos de trabajo con evidentes ventajas y también inconvenientes que es necesario conocer.

Según un estudio publicado por WorldatWork revela que aumenta el porcentaje de personas que trabajan desde su casa.

Desde que la crisis llegó a nuestras vidas, y parece que hace mucho de ello, nos hemos visto forzados u obligados, en la mayoría de las ocasiones, después de pactarlo lo mejor posible con la empresa, a trasladar nuestro despacho rodeados de compañeros,  el ruido del teléfono, las idas y venidas de los clientes y todo el papeleo, a un comedor, la habitación de los niños, en una mesita pequeña en nuestro dormitorio, la esquina de la mesa de la cocina o en ese rinconcito del que disponemos para tener el ordenador en nuestra casa. Ahora trabajamos rodeados de la televisión, los niños y las tareas del hogar. Dejamos de hablar con la gente, estamos solos y creemos que esto nos hará mejores, pero en lugar de eso pone en peligro nuestra productividad a largo plazo. Sólo en América entre el 2008 y 2010 ha aumentado un 12% ese porcentaje según Iván Abreu Anaya.

la oficina en casa

Mientras la economía coquetea con una recaída en la recesión, cada día somos más los que trabajamos de una forma distinta, algunos hasta nos llevamos el portátil a una cafetería con red wifi.

Pero hasta qué punto eso es bueno, según un artículo de KnowledgeWharton el profesor de operaciones y gestión de información en la Universidad de Wharton en Pensilvania, Maurice Schweitzer declara que “Es más fácil lograr el estado de ánimo adecuado para trabajar cuando todos los que te rodean están trabajando”. Sin una oficina, “tú mismo debes crear toda la estructura.”

No somos conscientes de las grandes consecuencias que esto nos puede traer, no sólo es tener ese rincón donde tener un portátil y un teléfono, es que ahora trabajamos solos en casa, por lo que tenemos mayor responsabilidad de nuestra imagen profesional, nuestras oportunidades de capacitación y motivación. Sino, correremos el riesgo de influir y perjudicar en nuestro propio crecimiento profesional. No sólo nosotros corremos ese riesgo, también las empresas creen que por tener a los trabajadores fuera de sus instalaciones ahorrando costes, no ven que peligra la productividad de su empresa por la posible falta de comunicación entre directivos y empleados.

La llegada del “Face Time Virtual”

El no estar de forma presencial en la oficina muchas veces nos puede crear la idea errónea de que en realidad no estamos trabajando porque nos encontramos en casa. En la actualidad, con los medios informáticos que disponemos: una videollamada, el programa skipe o una video conferencia nos facilita esa sensación de cercanía con nuestros directivos para ofrecerles mejores resultados.

La distribución del tiempo personal, el espacio para trabajar y la motivación son sólo el primer paso. Sólo tenemos que adaptarnos a las nuevas situaciones que se nos presentan, verlo como una oportunidad hacia un futuro distinto, no digo mejor, pero quién sabe, dicen que en momentos difíciles es cuando sacamos todas nuestras fuerzas para salir adelante, pues mejor adaptarse y aprender a vivir con ello. Hay que verlo desde otra perspectiva:

- No tenemos oficina.

Se acabaron los madrugones para evitar atascos y llegar con tiempo al trabajo. Ahora en casa puedo levantarme una hora más tarde y evito coger el coche.

- No tenemos compañeros.

Quién no se ha dicho alguna vez, “daría lo que fuera por no aguantar al listillo del trabajo, al que no da un palo al agua y cobra igual que yo o más, al que llega todos los días tarde a la oficina con una sonrisa mientras yo llevo media hora trabajando y recogiendo sus llamadas… “, pues ahora tienes ese respiro, podrás descansar de todos ellos y concentrarte en tu trabajo, en lo que más te gusta.

Así pues, el teletrabajo puede sacar de nosotros cambios hacia nuevos retos profesionales, dando el cien por cien de nuestras capacidades en el trabajo demandado pero no olviden que tendremos que esforzarnos para prevenir esa falta de comunicación directa.

 

Deja un comentario


 

Copyright © consulbox 2011. Todos los derechos reservados. Aviso legal. powered by WordPress - theme by Hypermedialab.